miércoles, 3 de noviembre de 2010

Guión

NACIDOS PARA EVADIR

SINÓPSIS
El año 2010, el Secretario de Hacienda presenta el prepuesto  del presente año. Se empiezan a hacer muchas especulaciones sobre el verdadero objetivo de dicho dinero. Ello obliga a la gente a querer pagar menos impuestos, también se debe a la gran ignorancia que tiene la gente sobre el pago de impuestos, y sobre las consecuencias que trae consigo el no pagar las contribuciones correctamente.

PERSONAJES:
Secretario de Hacienda.
Don Axinecuilteco.
Jairo el Sucio.
Bianca de Axinecuilteco
Eneyda la Contadora.
Ale el Auditor.
Jorge el compadre.
Policía.
En la secretaria de hacienda y crédito público el titular Fernando Gómez Mont presenta un informe con respecto a la alza y creación de algunos impuestos.
Secretario de Hacienda: Señores  presento ante ustedes la nueva  ley de ingresos, para el año 2010. Ya que se necesita  recaudar en este año la cantidad de $3,000,427,624.00.  para todos los gastos   públicos presupuestados.
Mientras tanto en un hogar se encontraba Axinecuilteco.
Don Axinecuilteco: mira ese señor, solo pide y pide, para darle de comer y no hacen nada por el pueblo.
Jairo el sucio: Yo por eso no pago impuestos, ¿para que? Si es mejor no declarar, solo te quitan dinero para darle de comer a esos panzones de los senadores
Don Axinecuilteco: por algo se llaman senadores, por cenar mucho los condenados.
Jairo el sucio: ahhhhhhhhhhhh, jajajajajajaja no lo había pensado de esa forma.
Secretario de hacienda: necesitamos esa cantidad porque si no el país entrara en una nueva recesión es por ello que la cámara de diputados y senadores accedieron a la implementación de los nuevos impuestos y  a la alza de algunos de ellos ya existente.
Mientras tanto en el hogar de la señora Bianca.
Bianca de Axinecuilteco:¿apoco se puede estar peor?¡ no creo!
Sr. axinecuilteco: tú que le haces caso a ese viejo panzón, solo quieren dinero,  buscan su propio beneficio no tanto por ayudar al pueblo sino por ayudar a sus bolsillo por eso yo no pago impuestos.
Bianca de axinecuilteco: ¿queeeee? ¿Cómo que no pagas impuestos?
Sr. Axinecuilteco: mira vieja déjeme te explico la jugada. ¿Ven vamos a platicar?
Bianca de axinecuilteco: cuéntame.
Sr. Axinecuilteco: mira lo que pasa es que los impuestos son muy altos; que digo altos, altísimos, exageradamente altos.
Bianca de Axinecuilteco: Si es cierto verdad.
Sr. Axinecuilteco: Si vieja es por eso que cada vez pagamos más de lo que ganamos.
La plática duro y duro hasta creando un debate entre el matrimonio.
Al siguiente día, la señora Bianca se topó con su compadre Jorge.
Bianca de Axinecuilteco: buenos días compadre.
Jorge: Buenos días comadre ¿Cómo está usted?
Bianca de Axinecuilteco: estoy bien compadre gracias ¿y usted?.
Jorge: Bien dentro de lo que cabe.
Bianca de Axinecuilteco: ¿ y eso compadre?
Jorge: es que vengo de comprar el desayuno; y me encuentro con que han subido de precio muchos productos.
Bianca de Axinecuilteco: Fíjese que de lo mismo estuve hablando ayer con mi viejo. Y llegamos a la conclusión de que debemos encontrar una manera muy eficiente de no declarar  algunos impuestos que nos están cobrando.
Jorge: Pues fíjese comadre que tengo una sobrina que es contadora y de las buenas.
Bianca de Axinecuilteco: ¿En serio?
Jorge: claro, no sé si se si se acuerde de Eneyda.
Bianca de Axinecuilteco:  claro, es la que tiene un carácter muy fuerte, la bipolar ja ja ja  ¿ que no?
Jorge: andele esa mera. Le  voy a hablar hoy y a ver que me dice.
Bianca de Axinecuilteco: bueno compadre hay me la saluda, ya se me hizo tarde para hacerle de comer a mi viejo, y ya sabe cómo se me pone cuando no ha comido.
Jorge: pues entonces apresúrele comadre, y me saluda al tragón de mi compadre.
Más tarde, Jorge le habla a su sobrina en su despacho.
Ring, ring, ring ring sonaba el télefono.
Eneyda: Contadores y Asociados, buenos días lo atiende Eneyda.  
Jorge: Mija, ¿cómo estás?, soy yo, tu tío Jorge.
Eneyda: ¿qué paso tío? Estoy bien gracias ¿y usted?
Jorge: estoy bien gracias mija.
Eneyda: que bueno tío.
Jorge: mira mija te hablo para consultarte sobre cómo podría pagar menos impuestos; porque cada día porque cada vez aumentan más.
Eneyda: No se puede pagar menos tío, lo que se puede hacer es maquillar algunas cifras fantasmas.
Jorge: oh, y ¿si me podrías echar la mano con eso?, y de paso a mi compadre Axinecuilteco?.
Eneyda: claro que sí tío. Eso no es ningún problema tío, dígale a su compadre que yo voy a llevar su contabilidad y hasta puede que no paguen ningún peso.
Jorge: ¿Apoco tú lo vas a pagar con tu dinero mija?
Eneyda: No ti como cree, nada más lo declaro en ceros y asunto arreglado.
Jorge: A bueno, entonces ahorita le voy a avisar a mi compadre, es que tiene su  negocio de herrería.
Eneyda: Sale tío entonces así quedamos, me saluda a su compadre y dígale que no hay  de qué preocuparse.
Jorge: Está bien mija. Cuídate, adiós.
Eneyda: cuídese usted también tío.
Jorge va corriendo a avisarle a su compadre que no estaba, pero si estaba la comadre.
Jorge: comadre, comadre.
Bianca de Axinecuilteco: ¿Qué pasa compadre?
Jorge: ya hable con mi sobrina, y me dijo que no había ningún problema; que ella le va a ayudar a ocultar sus ingresos sin  ninguna dificultad.
Bianca de Axinecuilteco: Pero compadre, ¿ está seguro de que no nos van a cachar?
Jorge: no hombre comadre, faltaba más faltaba menos. Mi sobrina me saco un poco a mí. Y luego esta titulada en I.T.C.G.
En eso que llega el señor Axinecuilteco, y la comadre no tarda en comentarle.
Bianca de Axinecuilteco: Viejo, viejo.
Sr. Axinecuilteco: Viejos los cerros mujer, ¿qué pasa?
  Bianca de Axinecuilteco: Hable con mi compadre y me dijo que su sobrina nos va a ayudar a ocultar nuestros ingresos en nuestro negocio.
Sr. Axinecuilteco: Que bueno  mujer, porque pagamos más de lo que ganamos. Pero es seguro que no nos cachan.
Bianca de Axinecuilteco: no te preocupes la sobrina de nuestro compadre es bien busa.
Sr. Axinecuilteco: A bueno, entonces lo antes posible le decimos a Eneyda que le vamos a entregar los libros o nuestra libretita de apuntes de nuestros productos para que realice el chanchullo.
Al día siguiente en el despacho de la señorita Eneyda se topa con una gran sorpresa, le van a realizar una Auditoría de la contabilidad que realiza.
Ale: Buenos días señorita Eneyda.
Eneyda: Buenos días, ¿con quién tengo el gusto?
Ale: Alejandro Magno, para servirle.
Eneyda: ¿En que puedo servirle señor Alejandro Magno?
Ale: vengo de parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para realizar una auditoría a todos los contribuyentes de los cuales usted lleva su contabilidad.
Eneyda: claro, nada más me hubieran avisado con anticipación, para tenerle todos los libros en orden.
Ale: No se preocupe, se supone que ese es el trabajo de todo Contador, pero yo me encargare de todo sin ningún problema.
Eneyda: Esta bien, lo que se le ofrezca, un cafecito un té, un refresquito o agua, lo que sea.
Ale: Estoy bien gracias, si me permite voy a empezar con mi trabajo.
  Pasaron algunos días y Alejandro terminó con su trabajo.
Ale: Señorita acabo de terminar mi trabajo, y me temo que no le tengo muy buenas noticias.
Eneyda: ¿A qué se refiere?
Ale: hice un estudio exhaustivo de sus libros y me encontré con varias irregularidades.
Eneyda: ¿Qué insinúa, que no se llevar bien una contabilidad.
Ale: No exactamente señorita, es usted una muy buena contadora, tan buena que me tomó mucho tiempo encontrar los impuestos que estaba evadiendo.
Eneyda: Pues por lo visto ¿no sirvió de mucho verdad?
Ale: en eso si tiene razón, entonces lo que prosigue es levantar un acta y por consiguiente una demanda sobre las personas que resulten responsables.
Eneyda: ¿Puedo llamar a un abogado?
Ale: es su derecho señorita, nada más que todavía no se le está arrestando.
Mientras tanto la señorita llamo a su tío para informarle de la situación.
Jorge: bueno
Eneyda: tío tío, consígame a un buen abogado porque me cacharon en la movida acá en mi trabajo.
Jorge: No te preocupes voy a ver qué puedo hacer.
Jorge no puede hacer nada y a la señorita Eneyda la metieron a la cárcel.
Unos días después también le cayeron as Sr. Axinecuilteco.
Policía: buenas tardes.
Bianca de Axinecuilteco: Buenas tardes, ¿en qué puedo servirle?
Policía: traigo una orden de arresto para el señor Axinecuilteco.
Bianca de Axinecuilteco: ¿bajo que cargos si se puede saber?
Policía: evasión de impuestos señora.
Bianca de Axinecuilteco: Pero nosotros pagamos todos nuestros impuestos señor.
Policía: Eso se lo tendrá que explicar al juez.
Bianca de Axinecuilteco: No se lo lleven señor, nooooooooooooooo.
Pasando algunos días se llevó a cabo el proceso y el juicio de ambos personajes.
Bianca de Axinecuilteco: compadre, compadre.
Jorge: que pasó comadre.
Bianca de Axinecuilteco: ¿cómo va el caso de su sobrina?
Jorge: pues alcanzó fianza comadre, nada más que le quitaron la licencia para ejercer la profesión.
Bianca de Axinecuilteco: que mal compadre, lo bueno es que ya  a salir libre.
Jorge: pues sí, pero va a estar siendo señalada por la sociedad.
Bianca de Axinecuilteco: lo mismo pasó con mi viejo, nos salió más caro el caldo que las albóndigas.
Jorge: a propósito ¿cómo está el compadre?
Bianca de Axinecuilteco: pues de que salió de cárcel está bien abusado para que no se le pase ningún pago de impuestos.
Jorge: por lo menos aprendimos a no estar en contra de la ley verdad.
Después de seguir con ardua e interesante conversación, los compadres se fueron a sus casas respectivamente, aprendiendo que es difícil ocultarse de Hacienda.
El ser humano se corrompe muy fácilmente, hay que buscar siempre actuar correctamente ante la sociedad, siempre respetando las leyes.




       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada